Te invitamos a usar una versión mas reciente de tu navegador
TENDENCIAS / Estrategia

LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL EN EL PERÚ: ¿PROMESA O REALIDAD?

24-10-2018 Estrategia

Por Mario Rodríguez Rossi, Chief Comercial Officer de CANVIA

Existe suficiente información para afirmar que la Inteligencia Artificial (AI) se ha convertido en los últimos años en ‘disrupción a la vena’, revolucionando el mundo de los negocios. Y, en el Perú, diversos proyectos revelan que esta tecnología ya aporta valor a las empresas.

La Inteligencia Artificial (AI) dejó de ser ciencia ficción hace muchos años. Las grandes organizaciones lo saben, por eso la inversión en proyectos en este rubro crece cada año a ritmo de 55%, multiplicando por 8 las cifras desde 2012. Hoy, si se estima que esta tecnología genera ingresos por US$10.000 millones, se calcula que en 2025 el monto alcanzará los US$90.000 millones. ¿Por qué? Los beneficios para las compañías son reales. Por un lado, incrementan la productividad, impulsando el crecimiento comercial. Por otro, permiten anticiparse a las necesidades de usuarios, clientes y consumidores. Está presente en los asistentes virtuales de Bancos, Universidades, Operadores Logísticos en las redes sociales, en los algoritmos que permiten diagnosticar enfermedades o sugerirme el mejor empleo según mi perfil profesional, también a la hora de pedir un chofer, al ver las películas que se nos recomiendan basados en nuestro perfil y personalidad por mencionar algunos casos cotidianos.

Si bien en América Latina los sectores que más consumo hacen de esta tecnología son desarrollo de software, banca, educación, marketing y retail, son las industrias que atienden a gran cantidad de consumidores las que le sacarán el mejor provecho. Solo entre Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México y Perú suman más de 70 proyectos, que registran inversiones que este año superarán los US$1.680 millones. En el Perú estamos frente a una fase de adopción temprana en el uso de esta tecnología. Pero, a nivel de sectores, se pueden ya encontrar algunos casos en empresas financieras, de educación, manufactura, retail & consumo masivo, telecomunicaciones y logística, que confirman la tendencia mundial. Porque la AI aplica casi a cualquier industria, no hay límite. Dentro de estas primeros emprendimientos de las empresas hay algunos casos donde se genera mayor impacto en plazos cortos sobre todo en organizaciones cuyo modelo de negocio esté enfocado en la atención al cliente. ¿Por qué? Porque es allí es donde se genera mucha cantidad de información, que se conoce como desestructurada. Esta se refiere a toda la data que generan chats, tweets, opiniones en redes sociales, fotos, videos, resultados de NPS o encuestas, entre otros.

PRINCIPALES VENTAJAS

Cuando se exploran los beneficios de la AI en mercados como el nuestro, la tendencia natural ha sido apuntar a generar disminución en costos y generar eficiencia. Sin embargo, cuando enfocamos el aporte en crecimiento de ventas e ingresos, o en posicionamiento de marca, se encuentran, sin temor a equivocarme, ilimitadas aplicaciones. Por ejemplo, la atención a clientes en redes sociales, soporte a ventas de productos de consumo masivo, información de estatus de envío de pedidos para un cliente de un operador logístico, información de horarios, boleta de pago y créditos de un curso para un “cachimbo en una universidad, mejora de las capacidades de investigación y segmentación de mercados, atención al ciudadano, mejora de procesos para la gestión del talento, entre otros. Ahora, hay una diferencia entre las compañías que adoptan primero la tecnología y los que lo hacen después.

En resumen, si nos comparamos con el resto de países de Latinoamérica, diría que en el Perú somos un ‘early adopter’, junto con Chile y Argentina, porque vamos con mucha más velocidad que otros vecinos como Ecuador, Colombia y México, pero detrás de Brasil, que anda por lo menos un par de años adelante.

En mi experiencia, un año aplicando la AI representa 2 años cronológicos. Si la competencia implementa esta tecnología antes que tú se te adelantará un año. Hacia adelante, veo una muy buena perspectiva de adopción y crecimiento en diversos sectores, de acuerdo a las tendencias mundiales. El empresario peruano apuesta, es innovador, percibe y genera valor para el negocio. ¡Busca reinventar!

¿POR DÓNDE EMPEZAR?

El primer paso es interiorizar el concepto. Lo segundo es co-crear en conjunto y utilizar las metodologías de innovación para encontrar proyectos que traigan dos cosas esenciales: impacto positivo en los resultados del negocio y factibilidad de desarrollo y uso. El tercer paso será priorizar estas ideas de futuros proyectos para que, en el término de pocos días, se cuente con prototipos que permitan ‘tocar’ ese futuro proyecto. Finalmente, el siguiente paso es la ejecución: tomar la decisión de ir adelante y trabajar en evolucionar los prototipos para convertirlos en aplicaciones finales para el negocio. Todo este proceso de cuatro fases sucede en no más de 3 o 4 meses. E incluso, conforme se tenga más experiencia, el tiempo puede llegar a ser menor. Ser ágil, ahora, marcará la diferencia. Y esa es la propuesta de CANVIA. Hay dos conceptos esenciales para emprender un proyecto de AI: agilidad y capacidad de ejecución, y eso es lo que hacemos día a día en CANVIA. Nuestra propuesta de valor y lo que nos diferencia es que brindamos una solución de punta a punta. Gracias a nuestra metodología de Fast Innovation co-creamos junto a nuestros clientes ideas de negocio que en dos o tres semanas convertimos en prototipos y luego los evolucionamos y ejecutamos con excelencia y vocación de servicio, características que nos definen desde hace 34 años. En ese sentido, CANVIA es la suma de AGILIDAD y EJECUCIÓN, con EXPERIENCIA y CONOCIMIENTO de la industria, lo que nos otorga MADUREZ y FLEXIBILIDAD de poder aportar en cualquier industria, profesión y mercado.

 

Volver