Te invitamos a usar una versión mas reciente de tu navegador
TENDENCIAS / Estrategia

¿SE PUEDE MEDIR EL ROI EN UN PROCESO DE TRANSFORMACIÓN DIGITAL?

10-10-2018 Estrategia

Desde hace cinco años revistas como Fortune, Bloomberg, Inc., Fast Company, Forbes y Harvard Business Review, comparten contenido que reúnen dos palabras que se han convertido en la gran preocupación de las grandes compañías: Transformación Digital. Pero no se dejen engañar, porque no se trata de otra palabra de moda del mundo de los negocios. Es nada menos que la principal prioridad estratégica de los más importantes CEO’s. Según un último sondeo de Gartner a nivel global, el crecimiento quedó desplazado como prioridad entre los líderes empresariales, frente a la redefinición de la estructura de sus empresas, incluida una comprensión más profunda de los negocios digitales.

Del total de CEO’s entrevistados, el 62% afirmó que la transformación digital es su principal preocupación. De este grupo, el 54% señaló que el enfoque de la transformación será con miras a elevar las ventas, mientras que un 46% indicó que le interesa más la optimización de los procesos. Cuando se les pidió que describieran sus cinco principales prioridades comerciales, el número de encuestados que mencionaron la palabra “digital” al menos una vez creció de 2.1% en la encuesta de 2012 a 13.4% de este 2018. Esta actitud positiva hacia los negocios digitales está respaldada por la intención continua de los CEO’s de invertir más en TI: el 61% de encuestados tiene la intención de aumentar el gasto en TI en 2018.

¿Qué ha cambiado? Para Ray Wang, analista principal y fundador de la firma Constellation Research Inc., con sede en Silicon Valley, cualquier organización con la esperanza de crecer o de seguir haciendo negocios en el futuro, debe adoptar nuevas herramientas, plataformas y procesos para prosperar en un mundo cada vez más tecnológico, que está en permanente estado de cambio desde hace algunos años. La transformación digital, como lo describe en su libro “Disrupting Digital Business”, editado por Harvard Business Review, está ocurriendo en todas las industrias, en todos los niveles del gobierno y en la academia, mucho más rápido de lo que la mayoría de los expertos predijeron.

Entonces, si la principal preocupación de un empresario debe ser cómo transformar su organización, ¿qué KPI’s debe medir en términos de costos o ROI? Para Ramien Rosillo, Digital Transformation Manager en CANVIA, no se trata de cuánto debemos invertir para saber cuánto vamos a recuperar. Se trata, simplemente, de sobrevivir o desaparecer. ¿Por qué?

ROI EN LA TRANSFORMACIÓN DIGITAL

Para Ramien Rosillo, Digital Transformation manager de CANVIA, no se debe perseguir la Transformación digital con un ROI específico en mente. Se trata de simplemente sobrevivir o desaparecer, sino pregúntenle a las empresas que han ignorado la transformación digital.

Rosillo añade "en la Transformación digital existen 2 factores muy importantes a tener en cuenta para establecer métricas de éxito; la primera, el beneficio sobre la inversión de cada iniciativa que implica que cada una tenga claramente definido KPI´s que representen el aporte de valor al negocio y no solo del proyecto como era costumbre en los proyectos tradicionales, por ejemplo medir el % de avance del equipo vs medir la tasa de conversión de clientes. La segunda, reducir el costo del fracaso a través de la división de grandes proyectos en fases, pilotos, releases o sprints, de manera que podamos descartar aquellos que no fueron exitosos lo más rápido y barato posible y por tanto ahorrar, detectando que algo no va a funcionar con solo una fracción de la inversión. De esta manera, indirectamente estaremos generando ahorros que suman positivamente a nuestro ROI. Muchos expertos estiman que el 80% de las inversiones en Innovación están destinadas a fracasar, por lo tanto mientras más rápido y barato lo hagamos, más posibilidades de potenciar el 20% restante tenemos".

Por otro lado, si bien la mayoría de las inversiones comerciales se miden utilizando alguna combinación de KPI’s, como período de recuperación de la inversión (PRI), tasa interna de rendimiento (IRR) o análisis de punto de equilibrio, es equivocado evaluar el costo que exige la Transformación Digital bajo los mismos términos. Los contadores, que están acostumbrados a proyectar el beneficio de la inversión y dividirlo por el costo de la inversión, podrían calificar esta inversión como pésima, de cara a otros gastos que podrían suponer mejores retornos. Para José Antonio Cano, director de Análisis y Consultoría de IDC, en 2021 el 40% del PBI europeo estará digitalizado, esto significa que dentro de tres años los ingresos que generarán las empresas por sus operaciones obedecerán a servicios digitales, apalancados en la gestión de los datos.

“Cuanto más tarde una compañía aborda esa transformación, menor será el espacio que tendrá en su segmento de mercado para competir con aquellas firmas que ya han adaptado sus operaciones al ámbito digital”, comentó Cano en una reciente entrevista en el suplemento Retina de El País, titulada “¿Hasta qué punto es rentable la transformación digital?”. Pero, si lo que buscan es señales de que este proceso no será una pérdida de tiempo, un estudio de Roland Berger señala que en 2025 la transformación digital podría implicar en España un incremento de 120.000 millones de euros sobre el valor añadido bruto. Este informe destaca los beneficios en los resultados económicos de las compañías, en especial gracias a una optimización de procesos, que puede reducir los costos hasta en un 20% en prácticamente todas las funciones operativas: producción, logística, inventario, calidad y mantenimiento.

El ejecutivo de IDC reconoce que no resulta sencillo medir el ROI en digitalización, por lo que se le debe medir más por eficiencia y agilidad. Eficiencia, porque reducimos costos. Y agilidad, porque tomamos más rápido mejores decisiones. Entonces, ¿cómo justificamos ante el gerente de Finanzas el costo de la Transformación Digital? Nada como comenzar un cuento: Había una vez una empresa que se llamaba Blockbuster… el final seguro lo convencerá.

 

 

Volver